Sin prisa

Los viajeros sienten algo de decepción en Toledo. La falta es de algunas descripciones líricas que leen antes de visitarlo. Nunca se debe visitar una ciudad, lo mismo que a una persona, con una idea formada. Para sentir y amar una ciudad hay que descubrirla por uno mismo. Y una cosa más: no deben tener prisa, y los viajeros suelen estar apresurados (...)
Se van seguros de que han visto Toledo y de que Toledo existe, dentro de sus murallas, como un antiguo manuscrito encuadernado delicadamente pero con las páginas borradas y rajadas.
Pero una ciudad que encierra entre sus murallas el alma de tantos siglos y que fue sucesivamente, pero siempre con la misma majestad, gótica, árabe y hebrea y cristiana, se merece algo más que una ojeada rápida. Su interés principal no está tanto en sus mismos monumentos como en la atmósfera que se desprende. Y para sentir esta atmósfera hay que quedarse, y deambular.

Kostas Uranis. España. Sol y sombra (1931)

























No hay comentarios:

Publicar un comentario