Procesión del Corpus


Después de la solemne misa, cantada por la capilla, al no interrumpido repique de campanas y los aturdidores acordes de la potente trompetería de los órganos, se ordenó y se puso en marcha la procesión, encabezada por la Guardia Civil y timbaleros a caballo, vestidos a la federica. Seguíanlos un sinnúmero de cruces, mangas parroquiales precedidas por la de la Catedral, gonfalones y estandartes de gremios y cofradías, siguiendo luego la custodia, alhaja la más estimada y valiosa de la Catedral, mandada labrar por el ínclito Cisneros al maestro Enrique de Arfe, que la terminó en 1524, y pesa diez y siete arrobas, por cuyo motivo es conducida en un fuerte carretón, conveniente y ricamente revestido.

Publio Hurtado Extremadura en Toledo. Impresiones de turista (1920)























2 comentarios:

  1. Preciosas fotografías del Corpus Christi. Fiesta tan arraigada entre todos los toledanos. Felicidades.

    Saludos

    ResponderEliminar