Una ciudad aparte

Me apresuro a añadir que no se necesita mucho tiempo para hacer la visita, pero también debo decir que nos podemos quedar sin haberlo visto todo, porque haría falta recorrer todas las calles, pararse frente a casi todas las casas y disfrutar de todas las magníficas esculturas generalmente cubiertas, por desgracia, por una quíntuple capa de cal. Ahí están los balcones de hierro forjado, muy bien trabajado, enormes puertas con martillos hermosos, clavos gigantes que son llamados, con razón, de media naranja, escudos en todas las paredes, fachadas ennegrecidas por el tiempo, palacios transformados en establos. Es muy difícil dar una idea de Toledo: es una ciudad aparte, como Venecia, Siena o Nuremberg. No hay término de comparación.


Gabriel de Saint-Victor España : Recuerdos e impresiones de viaje  (1889)



















No hay comentarios:

Publicar un comentario