Paseo de Merchán



Los paseos de esta ciudad son todos ellos incómodos para el uso diario, por la precisión que hay de bajar unas enormes cuestas antes de llegar a ellos, y la mucho más dura precisión de tenerlas que volver a subir para restituirse a sus casas; pero son todos ellos muy deliciosos, particularmente los dos más frecuentados que son el de la Vega y el de las Rosas. En todos ellos ha ejecutado el actual corregidor don Antonio Navarro algunas obras importantes, de que es muy justo hacer mención, para que sirva de estímulo a otros magistrados. En el mes de enero de 1826, empezó a allanar al plazuela de Merchán en la puerta de Visagra, para formar en ella un paseo, cuya empresa ofrecía muchas dificultades económicas, por no haber de donde sacar 80.000 reales en el que se ha valuado su coste, y por la poca esperanza que ofrecía su terreno, de que prendiesen en él los árboles por falta de agua, hallándose el Tajo a más de 30 varas de profundidad, y no pudiendo traerlas de otra parte. Todo logró vencerlo su genio activo y emprendedor, solicitando y obteniendo de S.M. la concesión de un presidio correccional, y varias limosnas del eminentísimo señor arzobispo actual de esta diócesis. Con estos recursos allanó la plazuela y formó en ella un hermoso paseo de 300 pasos de largo y 240 de ancho, con 5 calles en todas sus direcciones, y en su centro un salón con una hermosa glorieta.

Sebastián de Miñano  Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal (1826-1828)












No hay comentarios:

Publicar un comentario