Desde el Valle

"Es también muy concurrido este lugar porque el cerro inmediato, que domina todos aquellos contornos, suele ser escogido para comidas y meriendas campestres en días de esparcimiento para las familias. Llaman a este elevado pico la Peña del Rey moro, porque es tradición que uno de los caudillos sarracenos que en los primeros años después de reconquistar D. Alonso VI a Toledo vinieron a ver si podían tomarla de nuevo, parece que contemplando desde este sitio la hermosa perspectiva que ofrece la ciudad, dijo y juró no se partiría de allí sin apoderarse de ella o morir en la demanda; y habiendo sucedido esto último, se supone fue enterrado en la concavidad de una peña aislada que está allí socavada en efecto artificialmente a manera de sepultura, aunque no sabemos qué destino haya podido tener, pues la piedra no ha sido nunca movida de aquel agreste sitio: aun hay la coincidencia de que otros dos grandes cantos de bastante diámetro y enorme peso, que se encuentran por algún movimiento natural de terremoto u otra causa ignorada colocados el uno sobre el otro sin liga ninguna, semejan, mirados a cierta distancia y en determinada dirección, la cabeza de un moro ceñida de su turbante."
                                     
Sixto Ramón Parro. "Toledo en la mano" (1857)



 





No hay comentarios:

Publicar un comentario