¿Que cosa nueva podra decirse?

Escribo en Toledo por primera vez, aunque en Toledo estuve varias; y escribo muy temerosa de incurrir en esas hipérboles de admiración que, ya lacias y marchitas, se imponen sin embargo a la pluma, como los sentimientos que las dictan se impusieron al ánimo.
De Toledo, Roma y Jerusalén, ¿qué cosa nueva podrá decirse? ¿Estudiar y reseñar sus monumentos? Para eso hacen falta prolijas investigaciones y volúmenes en folio. ¿Entonar un ditirambo? El ditirambo repetido mustia la flor de la belleza y de piropos debe de estar empalagada la vieja reina goda, la sultana, la emperatriz de las ciudades.
Lo único posible para no ahogarse en el océano de tantas maravillas, es traducir fielmente una impresión personal, lírica, sentida y gozada con sibaritismo; y en vez de hablar del Toledo monumental y artístico, hablar de nuestro Toledo, del que nos ha tocado en suerte.


   EMILIA PARDO BAZÁN  Por la España pintoresca: Viajes (1895)   

















No hay comentarios:

Publicar un comentario