El Louvre toledano y la Custodia

A la mañana siguiente salimos a dar un paseo con un cicerone que nos llevó al alcázar, el gran palacio real donde residió el rey moro: es una especie de Louvre toledano y su nombre majestuoso no podía contener otras vocales que la reina del alfabeto.
Nos acercamos después a la catedral, en verdad digna de visitarse por las riquezas que contiene como, por ejemplo, la custodia en la que el día del Corpus Christi se lleva el Santísimo Sacramento en procesión. Es tan pesada que son necesarios treinta hombres para transportarla.


Giacomo Casanova. Memorias de España. 1769




















No hay comentarios:

Publicar un comentario