De romería devota

El viajero, que para suavizar intervalos de una vida positiva, trabajosa y árida, se entrega a veces al romanticismo platónico de la época, fantaseando sociedades extinguidas, hechos ocultos en la oscuridad de los tiempos, interrogando a las paredes musgosas de las edificaciones seculares, construyendo y urdiendo la idea de solemnidades legendarias, religiones y hechos de las generaciones remotas, salvadas apenas del olvido por las investigaciones históricas, por las notas fantásticas de la tradición y por las torvas apasionadas del cancionero popular, no debe dejar, al verse en Madrid, de hacer una excursión de romería devota a la antigua capital de la provincia Carpetana, al todo poderosos Toletum, de la que nos habla Tito Livio, a la codiciada Toleitola de los árabes.

David Correia Sanches de Frías. Notas a Lapis. (Un día en Toledo). 1886











No hay comentarios:

Publicar un comentario