Catedral (III)

Yo no sé cómo reprimí un grito de aturdimiento entrando en la nobilísima catedral. Y eso que nosotros somos poco inclinados a la admiración; nosotros que tenemos el claustro de Monreal y la basílica de San Marcos, la catedral de Orvieto y el templo subterráneo de Assisi, la parroquia de Arezzo y la cartuja de Pavía, la catedral de Milán y Santa María de Fiore. Pero la catedral de Toledo tiene tales proporciones, tal magnificencia de arte y tal esplendor de historia, que se impone, domina y sojuzga el ánimo.


 LUIGI ARNALDO VASSALLO Impresiones del viaje por España del periodista italiano Gandolín (1887)












No hay comentarios:

Publicar un comentario