Catedral (I)

No hay en todo el reino una catedral, de las que están completamente terminadas, que sea tan suntuosa como la de Toledo. Su longitud es de 220 pasos y su anchura de 47; tiene dos naves en cada uno de sus lados, excepto en el que corresponde al presbiterio, que tiene tres, y de éstas, la última destinada a capillas, riquísimamente decoradas, en una de las cuales están los sepulcros de varios reyes. Toda la fábrica de esta iglesia se costeó con el botín cogido a los moros cuando la ciudad fue conquistada definitivamente. La sillería del coro, con numerosos sitiales, es obra de una maestro alemán, que representó en las tallas múltiples episodios de la toma de la ciudad y fortaleza de Granada tan propiamente y tan al vivo, que al verla se cree tener ante los ojos el espectáculo de aquella guerra. La torre es elevadísima y de hermosura incomparable; desde su altura contemplamos la ciudad y vimos una campana que pesa 400 centenarios de los nuestros.

Jerónimo Münzer. Viaje por España y Portugal. (1494-1495)























No hay comentarios:

Publicar un comentario